Aplicar definitivamente el Convenio Colectivo de Trabajo en la UTN

"Algunos dirigentes se rasgan las vestiduras hablando de los derechos de los trabajadores y que no hay que vetar la Ley Anti despidos, pero en sus facultades no quieren saber nada de aplicar el CCT", afirmó el Secretario Técnico de FAGDUT, Carlos Samudio

El pasado 12 de mayo, en la reunión plenaria del Consejo Superior de la UTN, los consejeros de FAGDUT debieron presentar sobre tablas el pedido que las autoridades de la UTN designe paritarios para realizar la primer paritaria particular para la definitiva implementación del CCT.

El 23 de marzo el consejero Norberto Heyaca había presentado en tiempo y forma el tema de referencia, pero el secretario del CS, Ricardo Saller, lo retiró del temario, constituyendo una nueva irregularidad ya que no tiene atribución de hacerlo, ni siquiera el Rector tiene esa facultad. Esto nos obligó a presentar sobre tablas el tema de referencia. En la misma reunión nuestros consejeros junto a otros del claustro alumnos y algunos decanos, nos acompañaron pero, sin lograr el número necesario para forzar su tratamiento.

A raiz del tratamiento de la Ley Antidespidos, y ahora con el veto presidencial, es notable escuchar a algunos dirigentes de nuestra universidad, incluido algunos decanos, que se llenan la boca afirmando que “se debería aprobar la ley anti despidos”, mientras ellos niegan sistemáticamente con su voto, la aplicación del CCT en la UTN.

No entienden o no quieren entender, que el CCT es una herramienta para evitar los despidos encubiertos (bajas a los interinos con más de 5 años de antigüedad). Esos dirigentes se jactaban comentando que “FAGDUT se volvió con las manos vacías”. Deben olvidarse que son docentes. Porque la justicia ya ha fallado a favor de docentes a los que hemos brindado protección, y dan cuenta que el CCT es real, no una ficción que se niega cerrando los ojos.

"Nos entristece comprobar que hay dirigentes que hablan de aprobar Leyes a favor de los trabajadores, pero que en sus facultades se comportan de manera “ombliguista” y sólo quieren cobrar su sueldo y participar de las prebendas del poder de turno, importándoles muy poco los derechos de sus colegas" fustigó Samudio, y agregó "FAGDUT no se fue con las manos vacías. Persistiremos en el intento a pesar de las trampas y el manejo arbitrario de las influencias".